Tanto las mascarillas como los acondicionadores son productos que nos podemos encontrar en todos los salones de peluquería de Bilbao. Son esenciales para el cuidado del cabello, pero ¿sabemos realmente para qué sirve cada cosa?

Es importante dejar claro que se trata de dos productos complementarios entre sí y que, por tanto, no deberíamos renunciar ni a uno ni a otro. Para los salones de peluquería en Bilbao el secreto de un pelo bonito está en usar estos dos productos. No obstante, es importante saber cuándo debemos utilizar cada uno de ellos para conseguir los mejores resultados posibles para nuestro cabello.

El acondicionador se utiliza como método para hidratar el pelo después usar el champú. Se caracteriza por ser de efecto inmediato y tener una fórmula ligera, lo cual permite que podamos usarlo a diario o, mejor dicho, tantas veces como nos lavemos el cabello. Además de hidratar, evita el encrespamiento, mantiene protegida la fibra capilar de las agresiones externas, da brillo y suavidad y nos facilita la tarea de desenredo.

La mascarilla, por su parte, es un tratamiento nutritivo. Su fórmula está compuesta por todos los elementos necesarios para aportarle a nuestra melena ese extra de cuidado, nutrición y protección. Además, la mascarilla suele tener una textura más espesa, por lo que es necesario dejarla reposar unos cuantos minutos para que haga efecto. La frecuencia con la que usemos este producto dependerá del estado de nuestro pelo. En general, en verano es cuando más debemos usarlas, puesto que el cabello está más expuesto a las agresiones externas.

Si lo que quieres es presumir de melena, en nuestro centro Redruello tienes a tu disposición un gran equipo de profesionales que te garantizará los mejores resultados y que podrá asesorarte perfectamente con cualquier duda sobre todo tipo de productos para el cabello.