Muchas personas acuden a los salones de peluquería en Bilbao para cuidar su cabello, pero son reacias a cortarlo. Aseguran que forma parte de su personalidad y se niegan a cualquier tipo de corte.

Sin embargo, en los salones de peluquería de Bilbao no se debería permitir ese error. Porque es necesario cortar el pelo de vez en cuando, para sanearlo.

Recuerda que al cabello le ocurre lo mismo que a nosotros: envejece. Además, se van formando en él nudos, enredos y puntas abiertas que, si los dejamos estar, se eternizan y restan lozanía, prestancia y salud a nuestra melena.

No es verdad que el cabello crece más deprisa después de haberlo cortado, pero sí que parece más grueso. Por ello proyecta una mayor sensación de volumen que, en la mayoría de los casos, contribuye a producir una impresión mejorada.

De algún modo, pasar la tijera de vez en cuando es una manera de reiniciar tu pelo y, todo sea dicho, cambiar no está de más. Por muy bien que te quede un estilo, si dejas que tu cabello crezca interminablemente acabarás teniendo aspecto de chica de la curva. El pelo se apelmaza y pierde gracia, naturalidad y caída, por lo que un corte de pelo, por ligero que sea, siempre viene bien.

Otra posibilidad es optar por una solución radical y cambiar de look. Evidentemente, para ello debemos estar plenamente convencidos. Como ocurre con los trastos acumulados en el trastero, a veces nos aferramos a nuestra larga cabellera del pasado por inseguridad o miedo al futuro. Romper con todo también resulta, con frecuencia, saludable. En verano pasarás menos calor y, en invierno, no tendrás que dedicar tantísimo tiempo a secar tu pelo antes de salir a la calle, para evitar pulmonías.

Si quieres hacerte un corte de pelo ligerito, o radical, te esperamos en Yolanda Redruello. ¡Somos tu peluquería!