Tanto los tintes como los baños de color son el día a día para los salones de peluquería Bilbao, pero puede que para el público general no esté tan clara la diferencia entre estos dos productos. Para sacarte de dudas, en este artículo abordaremos las principales diferencias para que lo tengas claro al optar por uno o por otro.

Cuando nos referimos al baño de color, estamos hablando de un tipo de producto capilar cuya composición se basa en ingredientes vegetales. Por este motivo, se trata de una forma mucho menos agresiva de tratar el cabello, puesto que este no sufrirá ningún tipo de daño y las posibilidades de que aparezca una reacción alérgica son mínimas. Otra de las ventajas con las que cuenta el baño de color es que aporta fuerza y brillo natural al pelo, ganando en intensidad, suavidad e hidratación. Además, la aplicación de los baños de color en los salones de peluquería Bilbao resulta más sencilla que en el caso de los tintes.

Sin embargo, uno de los puntos a tener en cuenta es que los baños de color no son permanentes, duran aproximadamente unas cuatro semanas, ya que con los lavados se va perdiendo el tono.

Los tintes, por su parte, se elaboran con productos químicos, por lo que además del riesgo de que aparezcan reacciones alérgicas, el cabello también sufre más. Afortunadamente, existen en el mercado tintes libres de amoniacos que ayudan al cuidado y protección del cabello. Uno de los aspectos más beneficiosos de los tintes es que tienen una duración superior, pudiendo simplemente retocar determinadas zonas como las raíces periódicamente.

Tanto si te decides por los tintes o por los baños de color, en nuestro centro Redruello ponemos a tu entera disposición a nuestro equipo de profesionales para garantizarte el mejor resultado.