La pedicura nace no solo con una finalidad estética, sino buscando la salud y el bienestar de los pies. Los eternos olvidados son los que nos llevan caminando a cualquier destino y los mismos que nos hacen bailar hasta el amanecer. Por eso hay que darle la importancia que se merecen acudiendo a salones de peluquería en Bilbao que también se dediquen a realizar tratamientos de pedicura para poner nuestros pies a punto.

La relajación y los cuidados propios también son elementos que entran en juego para aquellas personas que se decantan por la pedicura. En los salones de peluquería en Bilbao que se dedican a este menester queda claro que es un momento de relax y bienestar para la persona que decide cuidar sus pies de esta manera. 

A la hora de realizar la pedicura en cuestión, existen varias maneras de llevarla a cabo. En primer lugar, está la pedicura regular que es el proceso básico mediante el cual se elimina la piel muerta de los pies, se arreglan las cutículas y se liman las uñas. Con ella se previenen enfermedades como las uñas encarnadas. Consiste en sumergir los pies en agua caliente con sales y luego frotar los pies con piedra pómez para terminar con el arreglo y esmaltado de las uñas.

En la pedicura spa lo que se hace es añadir a la pedicura regular ciertos pasos como el de sumergir los pies en cera de parafina para retirar la piel muerta y en hacer también un lavado de sal para exfoliar. Por último, la pedicura de piedra, está más indicada para aliviar dolores y relajar músculos dañados. Sigue los mismos pasos que la pedicura regular, pero también se frota la planta del pie con piedras calientes para relajar músculos.

En Redruello dejaremos tus pies como nuevos.